Ir al contenido principal

CPN No. 3

Domingo 23 de Julio, 2017
3:23am

Anoche volví a pensar en ti sin saber quien eres… Era de madrugada y trataba de imaginar si estarías durmiendo o cómo será tu vida un fin de semana.

Yo estaba trabajando, y terminé de hacerlo durante las primeras horas del siguiente día… Siempre imagino lo que sería de mi si ya formaras parte de mi vida, y que seguramente te hablaría no tan tarde para saber simplemente como estás.

¿Sabes?, cuando mi mente se despeja y los fantasmas del pasado se alejan, siempre pienso en que alguna vez te contaré toda mi historia y que de la manera más honesta posible te diré todas las equivocaciones que cometí antes de llegar hasta ti.

Tal vez en este momento ni siquiera estoy preparada para compartir mi vida con alguien como tú… Siempre me pregunto que si hubiera la posibilidad de que mis deseos se hicieran realidad al instante, tal vez ni siquiera podría ofrecerte una vida como la que siempre imagino a tu lado y me hace suspirar.

¿Será por eso que no llegas? ¿Qué todavía no apareces?, que en este instante duermes en algún punto lejano, después de una semana pesada, o tal vez estás disfrutando de la madrugada, imaginando lo que quieres para tu vida, mientras la lluvia vuelve fría la antesala para un día distinto.

Me encanta escribirte, y me encantaría que un día de verdad en algún punto del día pudieras leer esto… Quizá eso nos lleve a entender porque las cosas pasaron de determinada manera antes de encontrarnos; aunque tantas veces pienso también en que puede ser factible que ni siquiera existas físicamente, que tal vez me pase extrañando un alma que por convicción propia decidió no acompañarme en esta experiencia terrenal, y aún así extraño y me hace falta.

Si estuvieras en este mundo, sin importar el país o la ciudad… ¿Creerías en estas cosas?, podrías ser alguien con quien hablar de todo esto hasta que el sueño nos venza.. De la misma manera que me encantaría que me compartieras las cosas que te suceden a diario, desde lo más importante, hasta lo más trivial y personal.

Yo te confieso que si… Hay días en que pienso que estoy equivocada, y te he confundido al pensar que ya habías llegado a través de otras personas… Pero la realidad me sigue indicando que el camino no es el correcto y que mientras no suelte el pasado y logre exorcizar los recuerdos de otras personas, será siempre como si aún estando más que consciente de cuáles son las señales; deliberadamente perfilase mis pasos en dirección opuesta al camino que me acerca a ti.

Hay días en que me desespera tanto eso, y no sé como hacerlo… Supongo que es uno de los tantos defectos inherentes a mi naturaleza humana, o es simplemente que te extraño tanto aunque trato de no pensar en eso, de aprovechar cada día e intentar ser una mejor persona, por más que haya días en que no me salga tan bien.

De verdad te lo digo, créeme que si un día es posible, me encantará escuchar de ti, que hacías tú en una madrugada como esta, cuando aún sin conocerte yo ya en ti pensaba… Y tal vez hasta te parecerá gracioso cuando te cuente que voy guardando fotos e imágenes que voy encontrando y que de alguna manera representan la vida que me gustaría vivir junto a ti.

Tantas veces he leído y escuchado que ese es el primer paso para que un sueño se materialice… Más allá de si es o no, de si sucede o no sucede, en esta  húmeda banca de metal desde la cual te escribo, mientras mis ojos se llenan todavía más de sueño, quiero que sepas que la sola idea de imaginar que estarás en alguna parte y que todo eso que sueño puede ser posible, me hace sentirme un poco más cerca de ti, y hacerte parte de mis días… Esos de los que todavía no formas parte.

Que descanses donde quiera que estés.


Un beso.

Comentarios